Combinaciones de colores para pintar el salón

Combinaciones de colores para pintar el salón

1. EMPEZANDO POR EL BLANCO

Como no podría ser de otra manera, el blanco es el primer candidato a color perfecto. ¿Es necesario justificar esta propuesta? Es luminoso y funciona como una base neutra que nos permite ir hacia cualquier dirección en cuanto a estilo decorativo y a los colores que lo van a completar.

CEDIENDO EL PROTAGONISMO

"Un espacio en blanco permite que sea el mobiliario el que de personalidad al salón. Combina bien con cualquier acabado en carpintería y suelo, y nunca te cansas. Te da juego a introducir cualquier color desde el negro hasta colores vivos. Y le sientan bien las plantas, la madera, las fibras naturales..." Estas son todas la ventajas que le ve la interiorista y estilista Monica Klamburg.

COMBINAR EL BLANCO

Una de las grandes ventajas del pintar el salón de blanco es que combina bien con cualquier color, desde los más intensos a otros más suaves. Incluso con otros neutros, como el beige y negro de este proyecto de las interioristas Gracia y Leticia de Amescua, en el que manda la calidez y la elegancia gracias a la adición de ciertos detalles en acabado dorado. 

¿EL BLANCO ES UN COLOR FRIO?

A veces sí. Dependiendo de la cantidad de luz y de la orientación del espacio puede convertirse en la versión más triste del gris. Nos lo confirma Cayetana: "Al contrario de lo que mucha gente imagina, pintar un piso pequeño y poco luminoso en blanco lo hace frío e impersonal. Y al contrario, a las villas acrisoladas y luminosas, el blanco les aporta muchísima calidez." 

LA OPCIÓN MÁS VERSÁTIL

Pero decorar en blanco no solo tiene un efecto luminoso y combina con todo. Además, con los acompañantes adecuados puede ser muy cálido. Sumándose a estas virtudes, también amplía los espacios, unifica espacios y no pasa de moda.  

LA PIEDRA TAMBIÉN COMBINA CON EL BLANCO

O eso es lo que opina, Cayetana Quiroga. "Cuando tenemos en una casa rústica alguna de esas maravillosas paredes de ladrillo o piedra me encanta acompañarlas de un blanco neutro para darles absoluto protagonismo y que muestren la fuerza que ya tienen por si solas."

CEDIENDO EL PROTAGONISMO

Para la decoradora Cayetana Quiroga las tonalidades que van del blanco al beige suelen ser sus preferidas. "Me gusta jugar con los espacios a modo de 'caja', donde suelos, paredes, carpinterías y techos van en la misma gama, incluso suelen desaparecer al pintarlos en la misma tonalidad, consiguiendo ampliar el espacio y aportar luz. De esta manera consigo tener un lienzo en blanco donde poder jugar con el resto de colores y texturas".

Es cuando el blanco no es un "blanco nuclear". Aunque a simple vista diríamos que es blanco, tiene un poco de amarillo o un poco de gris o de marrón... Este tono es casi imperceptible cuando le da la luz pero se nota cuando lo juntamos con otro color o lo contrastamos con el blanco "puro". Ayuda mucho a que las combinaciones de tonos funcionen.

2. COLOR BEIGUE

Y puede formar así una pareja perfecta con el blanco donde los dos lucen. Porque solo si los ponemos juntos somos capaces de apreciar sus matices. Podemos destacar carpinterías, techos, molduras... Consiguiendo una combinación muy sutil que puede darle a los espacios un toque casi romántico.

LA SUMA DE BLANCO Y BEIGUE

Si no te decides entre la calidez del beige y la luminosidad del blanco, prueba a combinarlos. La arquitecta Mar Marcos y la estilista Olga Gil-Vernet combinaron ambos efectos gracias al arrimadero a media altura, que añade elegancia.

3. GRIS, EL NEUTRO QUE NO FALLA

Como el blanco o el beige, casa con cualquier estilo. Decorar en color gris es una opción moderna, actual y versátil. Además, cuenta con tantos matices como el blanco o el neutro, pudiendo ser muy cálido. 

GRISES OSCUROS

Monica Klamburg nos recuerda que es un buen todoterreno porque casa bien con muchos complementos y materiales: "Le sienta bien el color mostaza, el negro, el blanco, blanco roto, y todo tipo de materiales: hierro, madera... Combina bien con todo tipo de carpinterías y suelos".

OTROS MATICES DEL GRIS

Al igual que el blanco, el color gris puede tener muchos matices, pero para que sea cálido debe acompañarse con materiales que suban la temperatura, como la madera o las fibras naturales; así como suavizarlo con tonalidades más relajadas y menos intensas.  

GRIS VERDOSO

Consigue un matiz más cálido en el color gris eligiendo un tono con toques de verde oliva que lo refresque y que se dé calidez. Ahora, pinta solo una pared de este color y el resto de un tono luminoso, como el blanco. 

4. EL GREIGE, UN NEUTRO ADAPTABLE

El greige es una combinación entre gris y beige, aunque con una mayor proporción de este segundo, consiguiendo mucha calidez sin perder la elegancia y modernidad propia del gris. 

5. EL AZUL Y SU FRESCURA

Aquí acabamos con los neutros universales y nos lanzamos a proponerte contrastes. El azul suave es fresco y luminoso cuando lo acompañamos con blanco. Además, como es un color frío, no nos resta sensación de espacio. Aunque hay que ser algo precavido en su uso, ya que aunque aporta tranquilidad y calma, debe acompañarse de maderas y fibras que le den la calidez de la que carece este tono. 

6. VERDE OLIVA

Parece arriesgado, pero no lo es. Es un básico porque combina a la perfección con las maderas, la piedra y, sobre todo, los paisajes que nos entran por la ventana. 

7. EL NARANJA MARCA TENDENCIA

Y acabamos con una tendencia. Parece un color muy difícil, pero Monica Klamburg nos aclara todas sus posibilidades, que son muchas, te sorprenderá. "Los tonos anaranjados y burdeos imprimen personalidad y están en la gama de colores de los complementos y tapizados que vienen con fuerza este año. Combinan bien con los otros anaranjados cálidos, los rosas lavados o empolvados, el color maquillaje, granates, rojos cálidos e intensos, marrones, piedras intensos... Le va bien desde un estilo clásico hasta un estilo más nórdico".

16/08/2022 Actualidad 160

ha sido añadido a su lista de deseos

Continuar comprando Mi lista de deseos