¿Por qué debes pintar de blanco las paredes de tu casa?

¿Por qué debes pintar de blanco las paredes de tu casa?

Aunque el blanco representa la ausencia de color, lo cierto es que en decoración se utiliza como un color más, y de hecho, es la tonalidad que mejor congenia con el resto de colores. Es por ello que el blanco es uno de los tonos más utilizados en cualquier estancia de la casa y una elección segura que siempre está de moda.

Ahora que los días son más largos y que la luz inunda nuestros hogares durante tantas horas al día, nada como atreverte a decorar tus paredes con pintura blanca.

Pintar las paredes de blanco, todo ventajas

La pintura blanca para interiores es sinónimo de frescura, limpieza, pureza, vida, tranquilidad y es el color perfecto para aportar mayor sensación de luz y amplitud, incluso a los espacios más pequeños. Además de iluminar, disimula imperfecciones, oculta objetos del mismo color y sirve para destacar determinados complementos y elementos decorativos.

Foto Pintar las paredes de blanco iluminará al instante cualquier estancia del hogar
Decopraktik

Por si fuera poco, si combinas la pintura blanca con tonos frescos e intensos como el verde, el azul o el turquesa, mejorarás la intensidad y la luminosidad de cualquier habitación de tu hogar. Resulta ideal elegir algún detalle personal o llamativo, un toque de color o variedad de texturas para romper la uniformidad y lograr así un cuadro decorativo armónico y equilibrado.

El blanco también combina fenomenal con las tonalidades de la madera, por lo que congenia muy bien con suelos de este material, tonos pastel de objetos decorativos, muebles y cortinas o tejidos de diferentes estampados o texturas. Para conseguir un ambiente cálido y acogedor, una combinación segura, sencilla y elegante es la del blanco con tonos claros como el beige, el arena o el marfil.

Seguir leyendo post original

08/01/2020 Actualidad 676

ha sido añadido a su lista de deseos

Continuar comprando Mi lista de deseos